Categories:

Helen McGill, rondando los cuarenta años y cansada de ser la ama de casa de su hermano, el nuevo y aclamado escritor Andrew McGill, y de llevar la granja donde viven adelante, recibe un día al señor Mifflin y su apreciada librería ambulante, Parnassus, en la puerta de su granja.

El Señor Mifflin llega buscando a Andrew con la esperanza de poder venderle su querida Parnassus, con quien lleva años viajando y vendiendo literatura, y así poder centrarse en escribir su libro en su barrio de toda la vida, Brooklyn. Sin embargo, Andrew no se encuentra en la granja en ese momento y Helen, temiendo que su hermano la compre y la deje sola en la granja, decide que es hora de comenzar una aventura, empezando por reunir sus ahorros en ese preciso momento y comprar la librería ambulante del señor Mifflin.

El señor Mifflin se ofrece amablemente a ayudar a Helen y enseñarle el arte de la venta de libros a domicilio durante las primeras horas de la nueva (y primera) aventura de Helen, hasta llegar al pueblo donde el señor Mifflin debe tomar el tren que le lleve a su deseado Brooklyn. Juntos recorrerán los primeros kilómetros y se encontrarán con fieles compradores del señor Mifflin, y en adelante, de Helen. El particular estilo del señor Mifflin inspira a Helen para atraer nuevos clientes y contentar a los ya conocidos.

A bordo de Parnassus, Helen vivirá su ansiada aventura, encontrándose, como en toda buena aventura, baches por el camino y situaciones a resolver. Todo ello, mezclado con clásicos literarios, el amor a la lectura y todo lo bueno que esta aporta, amables personajes, la naturaleza, el placer de los pequeños detalles y de la comida casera compartida, hacen de La librería ambulante una lectura amena y agradable, divertida y entrañable, ligera y delicada.

Un poco sobre Christopher Morley: Nacido en Pennsylvania, fue periodista, novelista, ensayista y poeta. Publicó más de 100 libros, artículos y ensayos. Fue también editor y columnista en diversos periódicos y revistas.

 

 

 

 

 

 

 

Victoria Naranjo Astillero.

28 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *