LOBA NEGRA de Juan Gómez Jurado

La segunda parte de Reina Roja. Su protagonista, Antonia Scott, es trazada de nuevo, en todas sus manías, sus peculiaridades, de una manera simplemente genial.

Junto a su compañero de la policía Jon Gutiérrez, forman una pareja donde el humor, a veces, la desesperación de no poder entrar en los pensamientos del otro, otras veces y el sentirse cada vez mas, parte de la vida del otro, siempre, capaz de resolver cualquier crimen que se les cruce en el camino.

Su ritmo, algo menos vertiginoso que el de Reina Roja, engancha al lector, haciéndote entrar en un estado nervioso de no poder dejar de leer, mas que apetecible, teniendo en cuenta la cantidad de novelas de este género que inundan las librerías.

Leyendo a este autor dan ganas de bucear en su bibliografia.