La Buena Suerte de Rosa Montero

Un deseo anhelado por todos, atreverse a buscar la felicidad sin mirar lo que dejamos atrás, a lo lejos.

Con esto te topas nada más abrir esta novela pero claro ese deseo tiene mucho de sueño y en ocasiones es conscientemente no convertido en realidad, y el lejos del que hablábamos es un lejos más cercano del que aparentamos creer y que en el fondo sabemos y el verbo dejar nunca alcanza su forma de perfecto.

En esta suerte de fina línea entre lo ideal, o supuestamente ideal, y lo real, se nos presenta Pablo, uno de los protagonistas y uno de los principales jugadores de este juego que es la vida. La primera imagen que tenemos de el es decidida, comprando un piso en el último rincón del mundo y  no un piso cualquiera, una piso viejo, descuidado y que tan solo vio por fuera, horas antes, desde un tren, valga la metáfora tan bien traída por la autora de la novela, el tren de la vida, de la búsqueda de la añorada buena suerte.

Porque si algo vamos descubriendo hoja tras hoja, párrafo tras párrafo, es que en Pablo la suerte ha estado ligada, aún disfrazándose de traje y costumbres de lujo, al adjetivo mala.

El otro gran personaje, para muchos el gran personaje, es Raluca.

 Raluca, cuya mirada nunca se centra en las caídas que los obstáculos que encontró en su camino, provocaron ni en los propios obstáculos. Raluca es el horizonte que sabemos trae un nuevo día con una suerte nueva y Ella es la buena suerte de Felipe y  la suya propia, la suerte buscada.

Y en los dos personajes la capacidad de Rosa Montero para la identificación del lector con ellos.

Otro personaje que está presente sin estarlo físicamente es Clara. Clara fue la mujer de Pablo y falleció trágicamente. Ella es el recordatorio para Pablo de que errores no volver a cometer.

Su error principal es su hijo o mas bien el que su hijo sea lo contrario a lo que el querría, una persona buena.

Y por último está Felipe, el que todo lo ve, el brazo en el que parece que te puedes apoyar, el oído que siempre te va a escuchar, al menos todo esto cuando el lo decide.

Todos juntos conforman una suerte de familia, en este caso tan solo familia, no diría ni buena ni mala.

Si tuviéramos que definir el género de esta novela, os seré sincero, no sabría hacerlo. Contiene intrigas, enseñanzas, temas de novela social….

Es una novela en la que al adentrarte te adentras en ti mismo, es un espejo sin formas que importen.

Una novela de la que aprender la importancia de forjarte y de forjar tu suerte.

Una novela que no juzga y que invita a no hacerlo, como su centro de órbita, Raluca.

De nuevo Rosa Montero, de nuevo sabe sacar desde dentro a la humanidad y de nuevo lo hace sencillo.

 

 

 

 

17 thoughts on “La Buena Suerte de Rosa Montero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.