Todo sencillo y cotidiano

Decía la poeta, la escritora, la mujer, que “Un niño con un libro de poesía en las manos nunca tendrá de mayor un arma entre ellas…” . Que sencillez mas desbordante, mas certera, mas verdad.

En estos días en que la niñez es un reflejo de las baldosas que debemos pisar y de las que no, el recuerdo de Gloria fuertes se hace tan necesario…

Tal día como hoy, 28 de Julio,  de 1917 nacía Gloria Fuertes, una Isla Ignorada, como así titulaba su primer libro de poemas a sus 17 años. Una Isla Ignorada en su profunda transparencia.

Casi caricaturizada por un franquismo tan cruel como ignorante que en su bosquejo la acercó e identificó aún más de lo que ella lo hizo con lo más sencillo y complejo, con la verdad más absoluta, la niñez.

Luchadora incansable, con su palabra abría y construía caminos de futuro.

Cuantos caminos de futuro anhelamos hoy, cuando el miedo nos atenaza, cuando vemos el mal paso dado en los que queremos que construyan ese futuro y no el color del cristal de las gafas que les pusieron sin preguntar siquiera si las necesitaban.

Porque desde el miedo todo asusta y así lo plasma en su poema Todo Asusta, del que os dejo un fragmento:

“asusta la maldad y la alegría,

el dolor, la serpiente, el mar, el libro,

asusta ser feliz, asusta el fuego, “.

Gloria miraba de frente a los niños y a los adultos, sin ese miedo que ignora que en los niños habitan futuros adultos.  Y entre palabras, aparentemente pueriles, denunciando realidades injustas.

¡POBRE BURRO!
¡Pobre burro!
El burro nunca dejará de ser burro.
Porque el burro nunca va a la escuela.
El burro nunca llegará a ser caballo.
El burro nunca ganará carreras.
¿qué culpa tiene el burro de ser burro?
En el pueblo del burro no hay escuela.
El burro se pasa la vida trabajando,
tirando de un carro,
sin pena ni gloria,
y los fines de semana
atado a la noria.
El burro no sabe leer,
pero tiene memoria.
El burro llega el último a la meta,
¡pero le cantan los poetas!
El burro duerme en cabaña de lona.
No llamar burro al burro,
llamarle “ayudante del hombre”
o llamarle persona.

Así definió su poesía en ese primer libro de poemas anteriormente mencionado:

“Mi poesía está aquí, como nació –sin ningún ropaje de retórica,
descalza, desnuda, rebelde, sin disfraz.
Mi poesía recuerda y se parece a mí ”.

 

Con la paz por bandera camino siempre .

“Si todos los políticos
se hicieran pacifistas
vendría la paz.”
“Que no vuelva a haber otra guerra,
pero si la hubiera,
¡Que todos los soldados
se declaren en huelga”.
“La libertad no es tener un buen amo,
sino no tener ninguno.”
“Mi partido es la Paz.
Yo soy su líder.
No pido votos,
pìdo botas para los descalzos
-que todavía hay muchos-”

Aquí os dejo mi pequeño homenaje.