Categories:

Dicen que los libros llegan cuando tienen que llegar, a mí este me llegó cuando lo necesitaba.

Rialto, 11 cuenta la historia de la persecución de un sueño, y todo lo que ello conlleva. Desde la ilusión y el optimismo hasta el aprendizaje que el camino, y la misma realización del sueño, aportan. Este sueño, esta aventura, este viaje, se desarrolla en la ciudad de Sevilla, y ahí el porqué Rialto, 11 aterrizó en mi mesita de noche en el momento oportuno.

Divido en dos partes, Rialto, 11 cuenta las aventuras y desventuras de la propia autora antes, durante y después de ver realizado su sueño: abrir su propia librería, a la que llamaría Rialto. Esta preciosa historia te atrapa desde su antesala, donde el lector ya empieza a empatizar con la protagonista y desea que las cosas le vayan bien.

Con un lenguaje local y variado, amigable y honesto, Belén Rubiano presenta diferentes personajes y multitud de anécdotas, donde a través de los ojos de la misma autora, el lector se da cuenta de que la realidad es (casi) siempre más complicada que el sueño, pero por esa misma razón, también mucho más interesante.  Utilizando un humor exquisito y muy personal, el lector se adentra en el corazón de esta pequeña librería de Sevilla y empieza a quererla (si como yo, no tuvo la oportunidad de conocerla en persona).

A través de sus páginas el lector descubrirá también a Belén, su pasión por la lectura, el amor por los libros, citando a numerosos autores y títulos, pero sobre todo, la sabiduría y actitud positiva con la que afronta su realidad, su fidelidad a sí misma, su picaresca y su amabilidad.

Rialto, 11, como los buenos romances, está cargado de inocencia, diversión, nostalgia, decepciones, lecciones aprendidas y mucho, mucho amor. El amor a nuestros deseos, nuestros proyectos, nuestros sueños.

Un poco más sobre Belén Rubiano: Nacida en Sevilla y lectora voraz, ha sido colaboradora en radio y revistas literarias. Rialto, 11 es su primer libro. Desde aquí mi ánimo a que siga escribiendo y compartiendo sus historias, reales o ficticias.

Victoria Naranjo Astillero  

29 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *